937 648 928 info@glassstyle.es
Seleccionar página

Aunque estemos más acostumbrados al vidrio transparente, no podemos olvidar que en algunos casos más concretos el vidrio traslúcido se convierte en la mejor opción. ¿No sabes por cuál decantarte? Hoy te hablamos de cuándo utilizar uno u otro dependiendo de tus necesidades.

Las funciones del vidrio en el hogar

El vidrio es el material estrella para conseguir espacios más luminosos, amplios y estéticos en una vivienda. Y además, también uno de los más versátiles, ya que son muchos sus diferentes usos en el hogar.

Vidrio para proteger muebles y paredes

Entre los lugares más destacados en los que el vidrio encuentra más funciones y utilidades se encuentran las zonas más húmedas de la casa, o con más tendencia a ensuciarse. Esto se debe a que el vidrio es uno de los materiales más fácil de limpiar y que mejor resiste a la humedad.

Por ejemplo, cada vez es más común cambiar la cortina del baño por una mampara de vidrio. Por ser esta mucho más estética y segura. O en el caso de la cocina, el vidrio está ganando el terreno como recubrimiento en el salpicadero de la cocina y en las encimeras. En estos casos el vidrio permite proteger y conservar en perfecto estado las paredes y otras superficies de la cocina durante un tiempo mucho mayor que lo que ofrecen otras alternativas.

Acabados en vidrio para todos los gustos

Pero esto no es todo, ya que el vidrio ha ido trasladándose a todo tipo de superficies y paredes. Llegando a ser el eje estético de muchos hogares y locales. No sólo por las cualidades de este material y su resistencia, también por todas las posibilidades estéticas que ofrecen los vidrios transparentes, los traslúcidos, los mateados o lacados… En definitiva, en Glass Style contamos con tantos tipos de vidrio como necesidades tengan nuestros clientes.

¿Cuál es el tipo de vidrio que necesitas? ¿Vidrio transparente o vidrio traslúcido?

Las ventajas del vidrio transparente

El vidrio transparente es la opción ideal para todos aquellos que deseen un material que aporte elegancia y no interfiera en la decoración de un espacio añadiendo ningún tipo de color.

Además de ser el vidrio más utilizado para ventanas, también lo es para instalar mamparas de ducha, suelos, techos, divisiones de estancias, biombos o cabinas. Siempre y cuando lo que se quiera conseguir es una continuación del espacio y una entrada de luz total a toda la estancia.

Y es que la principal ventaja del vidrio transparente es que permite separar espacios como la cocina y el salón sin perder espacio real ni luminosidad. Por ejemplo, el vidrio transparente permite disfrutar de las ventajas de una cocina americana, pero restando las desventajas en cuanto a salida de humo, ruido, temperatura y olores.

También en fachadas el vidrio transparente consigue el estilo más moderno y vanguardista. De hecho el vidrio transparente siempre se ha asociado con casas y edificios modernos, que rompen con las barreras del espacio y se integran completamente con el ambiente.

En los casos en los que la intimidad sea un problema, puede jugarse con el lugar en el que se coloquen las ventanas o claraboyas, o bien optar por vidrios espejo.

En las puertas, el vidrio transparente es el más indicado si se quiere conseguir separar dos espacios, pero sin perder ni un ápice de espacio visual.

Además, dependiendo de cada caso y necesidad, puede instalarse vidrio transparente de doble acristalamiento, vidrios templados, insonorizante… Si tienes cualquier duda respecto a qué tipo de vidrio se amolda mejor a tus necesidades, no dudes en contactar con nosotros.

¿Cuándo y donde usar vidrio traslúcido?

El vidrio traslúcido es la opción ideal cuando queremos disfrutar de algunas peculiaridades del vidrio transparente, pero por cuestiones de privacidad, preferimos que el cristal no deje ver lo que se esconde tras este material.

En cuanto a vidrio traslúcido se refiere, existen multitud de alternativas que dejan pasar la luz, pero no la imagen. Los vidrios pulidos al chorro de arena, los vidrios texturizados o los vidrios coloreados, son sólo algunos de ellos.

Los vidrios texturizados son vidrios laminados que llevan estampado un diseño en uno de sus lados. Esto hace que este tipo de vidrio distorsione las vistas al mismo tiempo que permite la entrada de una gran cantidad de luz. Pueden elaborarse multitud de diseños, desde unas sencillas ondulaciones, hasta motivos florales o geométricos. Además, puede modularse el nivel de opacidad que quiera conseguirse.

Por su parte, el vidrio mateado se utiliza cuando se quiere conseguir un efecto óptico difuminado o borroso, pudiendo conseguirse diferentes variaciones según se aplique. El mateado a la arena, se trata de un gravado que se realiza sobre el vidrio mediante un tratamiento con un chorro de arena, transformando el vidrio transparente en uno traslúcido o decorado jugando con la transparencia.

Se trata de un vidrio muy indicado para ventanas de cuartos de baño o mamparas de baño.

En estos casos también puede jugarse con el nivel de privacidad y difusión de la luz, desde un glaseado suave hasta un opaco total.

Por último, los vidrios coloreados son la mejor opción si se quiere añadir un toque de color y originalidad a cualquier tipo de superficie, suelo o pared.

Call Now Button
CatalanEnglishSpanish