Seleccionar página

En muchos casos, el uso del vidrio requiere que las medidas de seguridad sean mayores para afrontar circunstancias concretas. Para todas estas ocasiones se utilizan los vidrios de seguridad.

¿Qué son los vidrios de seguridad?

Los vidrios de seguridad son aquellos que se diseñan para que no supongan ningún tipo de peligro en caso de rotura.

Distintos son los vidrios de seguridad y de protección, que hacen referencia al tipo de vidrio más resistente a impactos de personas u objetos. Estos son los llamados vidrios antirrobo, antibalas o anti-efracción. En muchos de estos casos, la instalación tendrá que estar supervisada por especialistas.

¿Qué tipos de vidrios de seguridad existen?

Aunque podemos encontrar otros tipos más específicos, de una manera más general diferenciamos entre dos vidrios de seguridad: Los vidrios templados de seguridad, y los vidrios laminados de seguridad.

Vidrios templados de seguridad

Los vidrios templados de seguridad se someten a un tratamiento térmico especial que aumenta su resistencia mecánica y su capacidad de resistencia ante el calor. Gracias a este proceso de templado, estos vidrios de seguridad se vuelven hasta cinco veces más resistentes que un vidrio normal.

Si un vidrio templado de seguridad se rompe, éste se fragmentará en pequeños trozos. De esta manera disminuye las opciones de que alguien se corte con ellos.

Vidrios laminados de seguridad

Por su parte, los vidrios laminados de seguridad están formados por dos o más hojas de vidrio monolítico que se unen entre sí con una o varias láminas de plástico.

Si en este caso se produciese una rotura, los pedazos del vidrio permanecerían adheridos a esta lámina intermedia, sin llegar a desprenderse y evitando su caída.

¿Para qué utilizar los distintos tipos de vidrios de seguridad?

Tanto los vidrios templados, como los vidrios laminados tienen multitud de usos en el hogar, vemos los más habituales.

Vidrios de seguridad para mobiliario

Las características de este tipo de vidrios los hace ideales para su uso en muebles y en superficies para mesas, mesitas, muebles auxiliares o encimeras.

En estos casos, es necesario utilizar vidrios de seguridad para impedir que con su uso diario ocurran accidentes al quebrarse.

Además, este tipo de vidrio no absorbe el calor y resiste mejor a la humedad que otros materiales como la madera.

Vidrios de seguridad para paredes, techos y suelos

Los ventanales, los muros, los techos y los suelos de cristal también deben estar fabricados con vidrios de seguridad, ya que en estos elementos, una rotura podría provocar grandes daños en los usuarios en el caso de no contar con las medidas de seguridad pertinentes.

Vidrios de seguridad para decorar

Por otra parte, los vidrios de seguridad pueden presentarse en distintos diseños y colores, por lo que además de aportar seguridad, dan diseño y estilo a los hogares o locales.

En los vidrios laminados, a la capa interna pueden añadirse productos químicos o tintes con los que puede darse el color que se desee, y de esta manera conseguir que tengan la apariencia que se busca. Incluso pueden utilizarse papeles decorativos con este fin.

Por todo esto, los vidrios de seguridad pueden utilizarse también para separar ambientes sin impedir que pase la luz, por lo que la sensación de amplitud es mayor.

De la misma manera, este tipo de vidrios puede utilizarse en suelos o pavimentos para separar plantas. Estos consiguen incrementar en gran medida la luminosidad de las estancias y su amplitud.

Para más información sobre los vidrios de seguridad, y de sus múltiples usos en el hogar, o centros de trabajo, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de ayudarte y darte un presupuesto sin compromiso para su proyecto.

Call Now Button
CatalanEnglishSpanish