937 648 928 info@glassstyle.es
Seleccionar página

Lo normal a la hora de querer aprovechar al máximo la luz natural en la vivienda es decantarse por las opciones más habituales y clásicas: Las puertas, ventanas o paredes de vidrio. No obstante, aunque estas son muy buenas alternativas, existen otras para dar luz natural a las estancias que en muchos casos a simple vista podríamos dar por perdidas por su incapacidad de colocar una ventana al uso. Hablamos del tragaluz y de sus grandes ventajas en determinadas circunstancias.

¿Cuándo instalar un tragaluz?

El tragaluz, claraboyas o lucernarios es una forma diferente de aprovechar la luz exterior sin la necesidad de ocupar una pared para ello. Ya que la gracia de este elemento es que se coloca entre el techo de la habitación y el tejado para conectarnos con el cielo.

El tragaluz puede instalarse en cualquier estancia de la casa, siempre y cuando dé directamente al tejado y el exterior lo permita.

Por tanto, teniendo en cuenta que la estancia deberá estar conectada con el tejado de una u otra forma, las claraboyas se recomiendan siempre que se quiera aumentar la cantidad de luz que entre en la habitación, o se quiera dar un estilo más original y llamativo.

¿Qué ventajas tienen los lucernarios o tragaluz?

Si comparamos el tragaluz con una ventana normal, estos aportan una cantidad de luz mayor debido a la posición cenital que reciben del sol. Por lo que no es necesario que el lucernario sea de grandes dimensiones para dotar de una buena dosis de luminosidad la habitación.

Aunque la principal ventaja es que permiten aprovechar la luz natural en espacios sin ventanas como pueden ser los pasillos, las entradas o los baños. Algunas viviendas no tienen aperturas en todas su fachadas, o algunas habitaciones están en el interior. Por lo que los tragaluces son una buena solución a este problema de luminosidad.

Por otro lado, otra ventaja de este tipo de conexión con el exterior es la magia que desprenden. Ya que nos permiten contar con unas vistas poco habituales. Poder dormirse mirando las estrellas o ducharse bajo la luz del sol son unas experiencias más que gratificantes para cualquiera. Además, se convierten en un elemento decorativo por sí mismo. Ya que adquieren gran protagonismo dentro de la estancia.

Los tragaluces también son ideales para ahorrar en la factura de la luz en zonas de mucho uso como la cocina y ganar privacidad en zonas como el baño.

Además, en viviendas y estancias pequeñas, las claraboyas permiten aprovechar mejor el espacio de las paredes. Teniendo así más posibilidades de jugar con el espacio, los muebles y la decoración.

Desventajas de los lucernarios

Un tragaluz como hemos visto tiene grandes ventajas, pero como en todo, también encontramos algunos inconvenientes o desventajas. La principal en este caso es que no se puede controlar la cantidad de luz que entra por la claraboya. Algo que puede ser un inconveniente si las temperaturas son muy elevadas o muy bajas.

Además, serán necesarios medios como unas escaleras para poder subir a ellas y limpiarlas de vez en cuando.

Tipos de claraboyas

Dependiendo de las necesidades de cada usuario o de las peculiaridades de las estancias, pueden elegirse diferentes tipos de lucernarios. Ya que no todos son iguales.

Estos pueden ser fijos o de apertura manual o automática; con diferentes tipos de acristalamiento (opaco, traslúcido, con texturas…), con marcos distintos, etcétera. Para saber cuál es la mejor opción para cada caso, no dudes en contactar con nosotros. Estaremos encantados de ayudarte a encontrar justo la solución que buscas para dotar de luz natural a tu vivienda o local.

Call Now Button
CatalanEnglishSpanish