937 648 928 info@glassstyle.es
Seleccionar página

Si estás pensando en hacer una reforma en tu vivienda, cambiar la decoración o mudarte, te interesará conocer los diferentes tipos de ventanas que existen en el mercado y cuál de ellos se adapta mejor a tus necesidades.

A la hora de elegir una ventana son tres los aspectos principales a los que debemos prestar más atención: La perfilería, el tipo de vidrio y la apertura.

Tipos de perfilerías para ventanas

Aunque son muchos los tipos de ventanas que encontramos actualmente en el mercado y en tiendas especializadas como GlassStyle, las perfilerías más demandadas y frecuentes son las siguientes:

Ventanas de madera.

Son la mejor opción (visualmente hablando) si buscamos dar un aire más rústico y natural a la vivienda. La madera, además de ser un material muy estético ofrece una buena aislación de manera natural.

No obstante, se trata de un material más costoso y más difícil de mantener. Se trata de un material más sensible al deterioro por el sol y el paso del tiempo.

Ventanas de aluminio.

El aluminio se ha convertido en un aislante ideal, capaz de resistir grandes cambios de temperatura, radiación solar y demás inclemencias del tiempo. Para mejorar aún más el aislamiento se le puede añadir rotura de puente térmico. Son una de las perfilerías más demandadas por sus cualidades y variedad de diseños.

Ventanas de PVC.

Desde sus inicios este material ha evolucionado muy positivamente, mejorando todas sus características. Se basan en un mantenimiento muy sencillo y ofrecen un buen aislamiento térmico y sonoro. Existe una gran variedad de modelos y colores, por lo que se adaptan muy fácilmente a cualquier tipo de estancia y estilo.

Ventanas según el tipo de vidrio

Además de una buena perfilería, el tipo de vidrio también será esencial para determinar el nivel de aislamiento de la vivienda y por tanto el confort del hogar.

Vidrio monolítico.

Vidrios sencillos para ventanas que exigen poca calidad de aislamiento y resistencia. No se recomienda en ventanas que dan al exterio.

Vidrio laminado.

Se forman al unir dos o más planchas de vidrio entre las que intercalamos láminas de PVB para que la resistencia sea mayor. Así se consigue un vidrio de más seguridad que puede combinarse con herrajes de seguridad.

Vidrio con doble acristalamiento.

Son vidrios formados por dos hojas de vidrio separadas por una cámara intermedia de aire deshidratado, sellada a la vez herméticamente. Sirve para aumentar el aislamiento térmico. La cámara de aire consigue reducir la transferencia de calor entre el exterior y el interior.

Cuando se requiera de un mayor aislamiento térmico, se recomienda que se instalen vidrios con triple acristalamiento, en los que va incorporada una hoja adicional de vidrio generando dos cámaras de aire en vez de una.

Vidrio templado.

Son vidrios fuertes y resistentes, que al recibir un impacto quedan rotos en fragmentos pequeños e irregulares más seguros para los usuarios. Suele utilizarse en puertas de terrazas y patios.

Vidrio flotado.

Se fabrica a partir de mezclas con compuestos vetrificantes, fundentes y estabilizantes. El conjunto de estas materias se introducen en hornos y se someten a un proceso de fundido, con el fin de que el vidrio fluya por una piscina o baño de estaño, enfriar la plancha de vidrio y poder endurecerla con una alta calidad en su planimetría. Este tipo de vidrio es uno de los más utilizados actualmente en ventanas.

Vidrio bajo emisivo.

Se caracterizan por una emisividad muy baja de la superficie del vidrio en un doble acristalamiento por medio de capas con contenido de plata, el metal con menos emisividad.

Este producto energéticamente eficiente de alta calidad es capaz de reflejar hasta un 70% del calor interior. Su principal ventaja es su eficiencia energética y su aislamiento térmico, a la vez que deja pasar la luz como cualquier otro tipo de vidrio.

Call Now Button
CatalanEnglishSpanish