Para unir vidrio o cristal, pueden utilizarse distintos productos como adhesivos para cristales, pegamentos o selladores. No obstante, aunque todos ellos tienen la misma función, no todos cuentan con las mismas características ni funcionan igual de bien en todos los casos.

¿Cómo elegir un buen adhesivo para cristal?

Los adhesivos para cristales suelen utilizarse a menudo para pegar vidrios y lunas de los vehículos, para pegar las ventanas de vidrio a su marco o estructura, para pegar los cristales a la montura de la gafa o para la fabricación de acuarios. Aunque pueden utilizarse en otros casos similares.

Para que los adhesivos para cristales funcionen correctamente,se deberán tener en cuenta diversos factores. Entre ellos las cargas y tensiones que tenga que resistir el vidrio; los requerimientos técnicos y funcionales de la unión; los requerimientos ambientales y de seguridad; y el coste de los materiales utilizados.

Teniendo claros estos factores, podremos proceder a elegir los adhesivos para cristales más adecuados para cada caso.

Adhesivos de silicona

Los adhesivos para cristales de silicona resisten muy bien a los efectos de la luz ultravioleta y constan de una buena elongación o elasticidad. Por tanto, se suelen utilizar para unir cristales de grandes superficies.

Antes de aplicar este tipo de adhesivo, se deben utilizar unas imprimaciones específicamente diseñadas para usar en cristales.

Las desventajas de los adhesivos para cristales de silicona es que emiten siliconas que pueden contaminar zonas cercanas a la unión, con los problemas de adhesión que conlleva. Además, pueden hacer que los cristales se muestren más amarillentos al utilizar silicona con aminas.

Adhesivos para cristal de acrilato

A diferencia de otros tipos de adhesivos, estos no cuentan con una elongación tan elevada como los de silicona o los de poliuretano. Pero por otra parte, proporcionan una mayor resistencia mecánica. Por lo que se requiere menos cantidad de material que en otros casos, y además, tampoco requiere aplicar antes un ‘primer’.

Adhesivos de poliuretano

Los adhesivos para cristales de poliuretano, se diferencian de los demás por su gran elasticidad. Esto los hace ideales para unir cristales que necesiten transmitir esfuerzos.

Para asegurar la buena adhesión de los adhesivos de poliuretano, se aconseja aplicar de forma previa unas imprimaciones específicamente diseñadas con este fin.

Por otra parte, tienen el inconveniente de que tienen poca resistencia a la radiación ultravioleta, por lo que se tendrá que aplicar un recubrimiento opaco para evitar la exposición de la luz directamente al adhesivo. Además, contienen isocionato, un elemento notivo para la salud, por lo que se necesitan equipos de protección para evitar la exposición durante su aplicación.

Se trata del adhesivo más utilizado para pegar o cambiar las lunas de los coches.

Adhesivos silanos modificados

Los adhesivos para cristales de silanos modificados se están expandiendo por el sector industrial y del mantenimiento. Estos adhesivos tienen las ventajas de resistir muy bien a la acción ultravioleta y contar con una toxicidad muy baja al tener MDI como sí tienen los adhesivos de poliuretano.

Además, también cuentan con una gran elongación, aunque la resistencia mecánica no es su punto fuerte.

A veces puede ser necesario utilizar imprimaciones previas a la aplicación. No obstante, su compatibilidad química con el vidrio y el cristal, lo convierte en uno de los adhesivos para cristales más utilizados.

Adhesivos para cristales no recomendados

Los adhesivos de epoxi y los de cianoacrilatos, a diferencia de los demás mencionados, no se aconsejan para unir vidrio y cristal.

En el caso del epoxi, este tipo de adhesivo no cuenta con una buena elongación, y además, puede amarillear la superficie del cristal.

Por otro lado, los adhesivos de cianoacrilatos tampoco ofrecen una buena elasticidad, ni son resistentes a la humedad ni a la luz ultravioleta del sol.