Seleccionar página

Cuando buscamos los mejores estándares en el aislamiento de las ventanas, la rotura de puente térmico (RPT) es una de las características más importantes si elegimos ventanas de aluminio.

Los puentes térmicos son zonas donde el calor se transmite más fácilmente por el espesor o calidad del material, algo que ocurre en las ventanas de vidrio aislante con marco de aluminio.

Aunque el doble aluminio es un buen aislante, el aislante es un mal conductor, por lo que puede escaparse parte del calor. Por este motivo en invierno pueden aparecer gotas de agua en los marcos de las ventanas.

La rotura de puente térmico es la solución a esta transmisión del calor; y consiste en impedir que la cara interior y exterior tengan contacto entre sí, intercalando entre ambas un mal conductor.

En el caso de las ventanas de vidrio se utiliza, por norma general, un perfil separador de plástico embutido en el propio perfil de aluminio que conforma la ventana.

¿Por qué conviene instalar roturas de puente térmico?

Entre las ventajas de la rotura de puente térmico encontramos las siguientes:

Se limita la condensación

Cuando la temperatura del exterior de la vivienda es muy fría y en el interior hay una humedad relativamente alta, se produce el fenómeno que conocemos como condensación. Con la rotura de puente térmico se consigue que la temperatura superficial del perfil interior sea más alta, y por tanto se restringe la aparición de rocío.

Se ahorra energía

Además de ahorrar en las facturas de la luz o la calefacción, estaremos ajustándonos a una legislación cada vez más estricta en materia de eficiencia energética de los hogares. Es decir, fomentamos la creación de hogares que cumplen con las exigencias del Protocolo de Kyoto y del nuevo Código Técnico de la Edificación.

Mejor estética

La rotura de puente térmico permite que el acabo interior y exterior de las ventanas sea diferente, por lo que se puede mantener la estética exterior de los edificios y dar a la vivienda un estilo propio y diferente. Esto es muy útil, por ejemplo, en edificios de estética antigua.

Doble vidrio, dobles ventajas

Si además de tener un perfil de aluminio dotado con rotura de puente térmico, añadimos un doble cristal bajo emisivo, obtendremos unos porcentajes altos de aislamiento, que se traducen en un ahorro en las facturas y una emisión de CO2 menor a la atmósfera.

Todas estas ventajas hacen que la rotura de puente térmico sea un gran avance técnico en la construcción de viviendas y locales. Aunque su producción, fabricación e instalación resulten más costosas que un perfil tradicional, con esta se obtienen unas mejoras sustanciales y fácilmente comprobables.

No obstante, conviene conocer también los diferentes niveles de cada producto en función de la calidad y seguridad que se quiera obtener, así como del presupuesto que se tenga.

Call Now Button
CatalanEnglishSpanish