937 648 928 info@glassstyle.es
Seleccionar página

A la hora de construir o reformar un espacio arquitectónico, ya sea nuestro hogar o lugar de trabajo, siempre tendremos una serie de premisas: Dar amplitud, aprovechar al máximo el espacio, darle un toque moderno y diferente…

El vidrio, que viene utilizándose desde hace miles de años, tienen unas particularidades únicas que lo convierten en el material estrella para ser utilizado en decoración arquitectónica, construcción, reformas de interior y exteriores.

Una de las grandes tendencias de estos últimos años es la de construir espacios abiertos, donde la luz viaje a su gusto y sin impedimentos entre unas y otras habitaciones. Sin embargo, aunque queramos conseguir esa sensación de amplitud, no siempre es posible crear un hogar sin paredes o un lugar de trabajo en el que todo se encuentre en la misma habitación. En estos casos, donde la privacidad, los olores o el ruido nos obligan a separar las estancias, el vidrio pasa a ser un elemento clave.

¿Por qué optar por los muros de vidrio?

Hoy os damos 4 motivos clave por los que merece la pena construir paredes de vidrio.

1. Amplitud: El vidrio hace que los metros de un espacio se multipliquen, aunque técnicamente sean los mismos. Esto es ideal cuando tenemos habitaciones pequeñas, como cocinas o aseos. Al fin y al cabo, al eliminar uno o varios bloques opacos estamos haciendo que la estancia contigua quede completamente a la vista, pareciendo el espacio el doble de grande mientras el sonido y los olores no se traspasan de una habitación a otra.

Esta opción también es perfecta para oficinas o estancias de trabajo, ya que estamos apostando por dar sensación de amplitud, con la ventaja de contar con la consiguiente privacidad en ruidos y sonidos tan necesaria en ciertos ámbitos laborales.

2. Luminosidad: Con el vidrio no sólo ampliamos los espacios, también los hacemos más luminosos, ¿cómo? Si una habitación cuenta con una buena iluminación natural, colocar una pared de cristal hará que esta luz no se quede encerrada en este espacio, sino que también se aproveche en las habitaciones contiguas.

3. Resistencia: Aunque en primera estancia podamos pensar que el vidrio es un material poco resistente a los golpes o la presión, lo cierto es que hoy el vidrio empleado en construcción tiene unas características muy ventajosas en este sentido.

En vidrio templado tiene la peculiaridad de romperse en pequeños trozos de forma redondeada cuando se fractura, en lugar de en fragmentos puntiagudos. El vidrio laminado, por su parte, es un acristalamiento de seguridad que se compone por dos o más vidrios unidos por medio de una o varias láminas de butiral de polivinilo (PVB). Esta lámina puede ser traslucida o transparente; puede ser de colores, incluir dibujos, etc. Si se produce algún impacto en el vidrio, estas láminas mantienen los dos vidrios unidos, por lo que aunque el vidrio se rompa los pedazos se quedan unidos a las láminas de PVB.

4. Multitud de diseños y opciones decorativas: A día de hoy el vidrio no sólo es un excelente material de construcción, también se ha convertido en un elemento decorativo en sí mismo.

Con la gran multitud en colores, acabados y diseños, las paredes de vidrio pueden ser un complemento perfecto en la decoración de la estancia.

Los vinilos, las serigrafías, el fusing, las vidrieras, los ahumados y los cristales traslúcidos, son algunas de las opciones que nos permiten disfrutar de las ventajas del vidrio pero sin ser transparentes en su totalidad, concediendo mayor sensación de intimidad.

 

Call Now Button
CatalanEnglishSpanish