Seleccionar página

La seguridad es uno de los aspectos claves a tener más en cuenta a la hora de elegir el tipo de vidrio más adecuado para los cerramientos, techos, suelos y ventanas de una vivienda o negocio. Por ello, el mercado, conocedor de esta realidad ofrece una amplia diversidad de vidrios de seguridad que se adaptan a las necesidades y peculiaridades de cada caso en concreto.

Cuando hablamos de vidrios de seguridad nos referimos a aquellos que son más difíciles de romper en caso de robo, actos de vandalismo o accidente, y que en caso de romperse lo hacen de la forma más segura para las personas impidiendo que las consecuencias sean aún mayores.

Vidrios de seguridad multilaminados

Las vidrieras anti intrusión y cajas de bancos precisan de un vidrio resistente que impida el paso de objetos punzantes y de balas. En estos casos se utilizan vidrios multilaminados o ‘Security Glass’, compuestos por distintas capas de vidrio y PVB.

Vidrio templado

El vidrio templado se fabrica a partir de una hoja de vidrio común que cuenta ya con las perforaciones y entrantes necesarios, a la que se le aplica un tratamiento térmico que trata de mejorar su resistencia mecánica y térmica entre 4 y 5 veces. Esto se hace poniendo las superficies exteriores en compresión y las superficies internas en tensión. De esta forma este vidrio se vuelve mucho más resistente que el vidrio común a los golpes y a las altas temperaturas.

Esto se logra poniendo. Tales tensiones hacen que el vidrio, cuando se rompe, se desmenuce en trozos pequeños granulares en lugar de astillar en grandes fragmentos dentados. Los trozos granulares tienen menos probabilidades de causar lesiones.

El vidrio templado tiene la peculiaridad de que al romperse, pierde integridad y se divide en fragmentos que en lugar de ser de diversos tamaños y puntiagudos, son pequeños, granulares y con los bordes más redondeados. En definitiva, se rompen en trozos que tienen muchas menos probabilidades de causar lesiones.

Los vidrios templados son aptos para zonas susceptibles de impacto humano, no obstante, no se deben emplear en techos vidriados simples o en vidriados al vacío. En estos casos mejor añadir otras características extra como el laminado.

¿Qué usos tiene el vidrio templado?

Mamparas de ducha

Es uno de los usos más habituales del vidrio templado. En estos casos, cuanto más grueso sea el vidrio, más resistencia tendrá.

Frentes de locales comerciales y espacios públicos

Dependiendo del grado de seguridad y la estética que se busque, en esta aplicación suele utilizarse una combinación de vidrio templado y vidrio laminado.

Barandillas

Si los vidrios requieren de herrajes interiores para sujetarse se optará por cristal templado.

Estos vidrios, al estar montados sobre bisagras y otros mecanismos suelen utilizar la técnica del templado.

Industria Automotriz

En los coches se utiliza vidrio templado para los cristales laterales y la luneta, en ambos casos curvados. Esto hace que los hornos de templado de vidrio tengan, además de las zonas de calentamiento y de templado, una zona de curvado. De este modo, una vez ha pasado el vidrio por la zona de calentamiento, y alcanzada una temperatura superior a 575°C, el vidrio accede a la zona de curvado, donde se le da la forma deseada y, posteriormente, a la de templado, donde se enfría abruptamente con aire.

Vidrio laminado

El vidrio laminado es uno de los más seguros del mercado, ya que al romperse los trozos quedan adheridos a una interlámina de PVB de gran resistencia mecánica que resulta muy difícil de atravesar.

En el caso del vidrio laminado se fabrica en autoclave con presión y temperatura controlados. De esta forma las dos hojas de vidrio se adhieran a la interlámina creando una especie de sándwich monolítico. Esta interlámina de PVB logra una mayor aislación acústica y filtra hasta el 99% de los rayos ultravioletas, reduciendo la posibilidad de decoloración de los revestimientos, muebles y cortinados.

Al romperse, el vidrio laminado mantiene la integridad del paño y las visuales. Por ello su aplicación es prácticamente infinita, pero principalmente en aquellas zonas donde el vidrio da al vacío o en techos vidriados.

Vidrios para aislación acústica

Cuando se requiere disminuir una fuente sonora podemos solicitar el vidrio laminado con PVB de 2, 3 o 4 capas, es decir, que en lugar de tener 0,38 mm de espesor en el simple PVB, podemos pasar a tener 0,76, 1,14 o 1,52 mm, otorgando una mejora notoria en el control de sonidos de alta frecuencia.

Leé también: «Llegó el vidrio inteligente»

Existen situaciones en las que se requiere un vidrio que no pierda integridad (laminado) pero que posea una gran resistencia mecánica (templado) a causa del sistema de fijación o herrajes que soportan el vidrio. Tal es el caso de los balcones con vidrios tomados por botones o los vidrios empotrados. En este caso, se utiliza un vidrio templado laminado compuesto por dos o más vidrios que primero son cortados y templados para luego ser laminados con un PVB de gran espesor.

Call Now Button
CatalanEnglishSpanish