937 648 928 info@glassstyle.es
Seleccionar página

Impedir la entrada del frío en la vivienda, mejorar el aislamiento acústico o cambiar el tipo de apertura, son sólo algunas de las razones que pueden llevarte a querer cambiar las ventanas viejas de tu vivienda. Sin embargo, si decides cambiar las ventanas de tu hogar, presta atención a los siguientes errores más comunes que deberás evitar.

1 Elegir un mal momento para hacer la reforma

Nunca parece el momento adecuado para hacer una reforma y siempre nos da algo de vértigo meternos en una. Sin embargo, si tus ventanas son antiguas y no aíslan bien ni el ruido ni la temperatura, cambiarlas las ventanas viejas se traducirá en una mejora de calidad de vida. Además, el ahorro en las facturas de electricidad es otro de los motivos a tener en cuenta.

Para hacer la reforma y cambiar las ventanas podemos aprovechar cualquier otra reforma que hagamos en la vivienda.

Si tienes pensado pintar las paredes o empapelarlas mejor hacerlo siempre después de hacer la reforma y cambiar las ventanas. Al hacer la instalación pueden aparecer pequeños desperfectos que luego habrá que cubrir con pintura para un resultado más perfeccionado.

Elegir un mal momento para hacer la reforma es uno de los errores más comunes al cambiar las ventanas y se traduce en intranquilidad y destiempos. Al planificar este cambio deberemos tener en cuenta el tiempo de fabricación de las ventanas de PVC o ventanas de aluminio. Aunque este tiempo no debería ser muy largo, sí que pueden pasar algunas semanas desde que pedimos un presupuesto, confirmamos, se fabrican y se instalan.

Las ventanas de PVC se fabrican exprofeso una vez tomadas las medidas, y el proceso de fabricación se puede alargar más de dos semanas.

Si ponemos en práctica estos consejos estaremos evitando elegir un mal momento para hacer la reforma y cambiar las ventanas.

2 No elegir bien el vidrio al cambiar las ventanas

Para que estos elementos sean funcionales es primordial elegir bien el vidrio de las ventanas. Dependiendo del vidrio que se elija se disfrutará de un aislamiento mejor o de uno más nefasto. Por ello de nada sirve elegir el mejor material en la perfilería de la ventana si el vidrio no es el adecuado para las necesidades de cada vivienda o estancia.

No elegir bien el vidrio de las ventanas es, por ejemplo, no tener en cuenta la orientación de la habitación, las temperaturas propias de la región o el volumen de los ruidos a los que se expone a diario.

Antes de elegir el vidrio de las ventanas conviene comparar precios, pero nunca olvidando la calidad.

Una solución muy efectiva es el doble o triple acristalamiento con vidrios laminados de baja emisividad. Estos impiden que el frío o el calor se escapen al exterior, favoreciendo el ahorro en facturas.

Elegir mal el vidrio de las ventanas se traduce en más gastos de calefacción y aire acondicionado; condensaciones de agua en las ventanas; traspaso del ruido del exterior; menor seguridad al romperse este con más facilidad y pérdida de confort al entrar por ellas el frío o calor del exterior.

3 Elegir las ventanas por su precio, otro gran error al cambiar las ventanas

El precio siempre es un factor a tener en cuanta al elegir las ventanas o cualquier otro elemento para el hogar. No obstante, nunca deberemos dejarnos guiar únicamente por este. Ya que de la calidad de las ventanas dependerá en gran medida el confort de la vivienda.

Antes de elegir las ventanas por su precio conviene tener otros aspectos en cuenta como las necesidades de la casa y las deficiencias que queramos solventar.

Nunca es lo mismo instalar unas ventanas en Granada, que hacerlo por ejemplo en Almería, dado que las condiciones climáticas varían mucho de una zona a otra.

Si vamos a comparar precios, deberemos hacerlo con productos de calidad y características similares.

Otros factores a tener en cuenta para no elegir las ventanas por su precio son el trato al cliente y la profesionalidad del personal.

Call Now Button
CatalanEnglishSpanish