El vidrio ha revolucionado la manera de edificar y diseñar para arquitectos y constructores. Este material es tan funcional y ofrece un aspecto tan atractivo que su uso en fachadas de vidrio para casas y edificios, e interiores, es casi ilimitado. 

Las fachadas son la carta de presentación de cualquier casa o edificio, por ello conviene esmerarse en conseguir un resultado que se adapte al estilo que queremos conseguir. En el caso de buscar un diseño actual y llamativo, el vidrio será la mejor opción.

Cuando un arquitecto decide que el principal protagonista de una fachada sea el vidrio, probablemente lo que esté buscando es la continuidad entre el interior de un edificio y el exterior; romper las barreras y conseguir un espacio que fusiona ambas zonas y aprovecha lo mejor de cada una de ellas.

Además este material tiene la ventaja de combinarse a la perfección con otros materiales como la madera, el metal o el mármol. Así es posible poder jugar con diferentes estilos y conseguir el resultado que mejor se adapte al nuestro.

Vidrio junto a la puerta de entrada

El vidrio no tiene porqué ocupar la totalidad de la fachada. Podemos construir un muro de vidrio únicamente rodeando la puerta de entrada o a un lado de la misma. Así aprovecharemos la luz natural del exterior para iluminar una zona que tiende a ser más oscura de la cuenta y hacerla más amplia. Además, si queremos preservar la intimidad del interior y disfrutar de unas mejores vistas desde el interior, podemos sembrar un pequeño jardín al otro lado de la fechada. De esta forma conseguiremos el efecto que generaría un bonito lienzo que además de belleza, aporta luz.

Metros y metros de vidrio para los más atrevidos

Las fachadas en las que se ha arriesgado y se ha colocado vidrio en su totalidad desprenden un estilo único y sofisticado. Éstas son perfectas para edificios y locales modernos, aunque también podemos instalarlas en viviendas, especialmente en aquellas con vistas a jardines y zonas verdes. Esta es una forma genial de disfrutar de las vistas mientras que la casa gana puntos de estilo.

Fachadas de vidrio y madera

Si no queremos dejar todo a la vista, además de colocar vidrios traslúcidos, mateados o de espía, que permiten disfrutar de la luz natural sin perder privacidad, podemos jugar con la madera para cubrir las zonas más bajas.

La combinación de madera y vidrio es perfecta para zonas cálidas porque regulan de una forma más óptima la temperatura de la casa. Además, si optamos por esta opción también conseguiremos una fachada moderna y diferente. En locales esta pareja se encuentra en su máximo auge, ya que la madera es tendencia en decoración.

Un contraste sutil entre materiales transparentes y opacos puede dar un resultado muy especial.

Otra característica que hace muy especial a este material es la dualidad entre el día y la noche. Durante el día podremos apreciar la belleza de las vistas exteriores, y durante la noche será al revés, nuestra vivienda o local irradiará luz hacia fuera, proyectando todo su encanto.

Puertas grandes de vidrio hacia el jardín

Si tenemos la suerte de que nuestra vivienda se encuentra a la altura del jardín, podemos colocar una gran puerta de vidrio para integrar el jardín dentro de la casa. Con el sencillo gesto de abrir las puertas de par, en par, el jardín invadirá la sala del interior.

Cuanto mayor sea la superficie acristalada, mayor será la sensación de fusión entre exterior e interior.

En GlassStyle ofrecemos al arquitecto o técnico de la edificación, una colaboración personalizada en el planteamiento y diseño de un proyecto con vidrio. Para los trabajos con Arquitectura Glass utilizamos vidrios bajos emisivos, control solar o vidrio exterior anclado, entre otros. el estilo junto seguridad que se necesita.