Seleccionar página

Aunque en España las temperaturas durante todo el año son la envidia de muchos, esto no quita que los inviernos nos impidan a menudo disfrutar de algunas zonas exteriores de nuestra casa.

Para que las inclemencias del tiempo no sean un problema, hoy presentamos los distintos tipos de cerramientos de cristal entre los que podemos elegir para darle más funcionalidad a estas zonas y embellecerlas.

Los cerramientos de vidrio están fabricados con vidrio templado o vidrio de seguridad laminado, que además de su diseño, aportan un valor añadido al cerramiento y la tranquilidad de ser totalmente seguros.

Cerramientos con ventanas correderas

Una de las soluciones más habituales para cubrir una terraza, un porche o un balcón son las ventanas correderas. Esta nos permite una gran versatilidad, ya que podemos combinar las hojas de vidrio y jugar con las aperturas hacia ambos lados de cada hoja o de que se monten tanto por el exterior como por el interior. Son una perfecta idea para espacios de reducido tamaño, ya que las hojas no ocupan espacio extra al abrirse o cerrarse para los lados.

Si tenemos que señalar alguna desventaja, podemos decir que al tener que contar con marcos, a menudo algo abultados, restamos simpleza estética y el resultado es menos moderno, además no nos permiten abrir del todo, por lo que desaprovechamos una parte del hueco de la ventana.

Cerramientos plegables

Los cerramientos plegables tienen la peculiaridad de parecer ventanas normales y corrientes cuando están totalmente cerrados, pero cuando se abren se pliegan unas sobre otras en el lateral. La gran ventaja de este tipo de cerramiento es que todo el espacio de la ventana queda libre y las hojas solo ocupan el espacio lateral.

Aquí, al igual que las correderas también tendremos que contar con diversos marcos.

Puertas correderas de vidrio

A diferencia de las ventanas, las puertas correderas son una opción muy práctica para patios con salida al jardín. Con estas ganamos espacios frente a puertas convencionales y cerrar estos espacios a nuestro gusto en función de la época en la que nos encontremos. Su desventaja es la acumulación de suciedad en las ranuras de la perfilería.

Cerramientos completos

Estos cerramientos sin obras son la solución perfecta para jardines de inverno o terrazas cerradas en áticos, casas unifamiliares o bajos con jardín. Con esta estructura de vidrio construimos un techo acristalado, fijo o móvil que nos permite ganar unos metros extra de superficie cubierta.

Estas estructuras más complejas nos pueden recordar a los invernaderos, por lo que permiten disfrutar de la sensación de estar en el exterior sin tener que pasar frio o mojarse si llueve.

Cortinas de cristal

Como su propio nombre indica, este sistema de cerramiento en vidrio permite cerrar estructuras cubiertas con hojas sin perfiles, por lo que en este caso no alteramos la estética de la construcción con os marcos, y logramos una apertura completa al espacio. Además, este sistema permite cerrar y acristalar terrazas curvas o con ángulos, siempre que contemos con un techo donde integrar la guía.

Estas cortinas pueden ser fijas o deslizantes, en este último caso las hojas se deslizarían por las guías hasta recogerse en los extremos.

Call Now Button
CatalanEnglishSpanish