Ampliar algunas estancias del hogar es más fácil de lo que podemos pensar, y no todas las soluciones conllevan grandes reformas. A menudo contamos con muchos más metros aprovechables de los que pensamos, aunque no siempre seamos consientes de ello. Por esto, si necesitas un espacio extra y una dosis de inspiración, no te pierdas las ideas que te damos a continuación.

Cierra un balcón o terraza

Es cierto que los balcones y las terrazas son un espacio de desahogo y relax, pero siempre y cuando se utilicen. En muchos casos los balcones se convierten en espacios decorativos a los que no se les da utilidad alguna, y que por tanto ocupan un espacio que podría ser muy útil pero que queda inservible.

Cerrar un balcón conlleva un coste que debemos estudiar; nuevas ventanas, trabajo de albañilería, suelo nuevo, instalación eléctrica, sistemas de climatización… Además, si vivimos en un edificio de viviendas, deberemos tener el permiso de la comunidad de propietarios y licencia municipal correspondiente por afectar a la fachada del inmueble.

Si queremos crear mayor sensación de amplitud y seguir disfrutando de buenas vistas, otra opción es optar por cerramientos de vidrio.

El vidrio nos ofrece muchas posibilidades para cerrar un espacio abierto y aprovechar esos metros cuadrados durante todo el año. Además, dependiendo de los perfiles que añadamos al vidrio, podemos dar un estilo u otro al espacio. Por ejemplo, el hierro crea un efecto industrial muy atractivo y adecuado para espacios modernos y minimalistas, mientras que la carpintería de madera da un aspecto más cálido y hogareño a las estancias. Otra opción es combinar la madera con lo moderno y el hierro con lo clásico, siempre y cuando hagamos buenas combinaciones y mezclas de estilos y no elijamos a lo loco. Si en cambio no queremos que las vistas se vean afectadas por ningún elemento, también existe la posibilidad de elegir cerramientos de vidrio sin perfiles verticales, consiguiendo que el espacio parezca abierto pero aprovechando al máximo el espacio.

Descubre aquí otras ideas para cerrar terrazas y aprovecharlas todo el año

Crea paredes de cristal

El vidrio no sólo es útil para cerrar espacios que antes estaban abiertos. Si no tenemos ningún balcón o terraza que queramos cerrar, podemos recurrir a ampliar algunas estancias colocando grandes ventanales o paredes de vidrio. Es una forma estupenda de fusionar el interior de la vivienda con el exterior, especialmente si las vistas merecen la pena y podemos disfrutar de la suficiente intimidad. Esta idea también es adecuada para cocinas, ya que permite la entrada de luz natural y agranda el espacio.

No obstante, colocar paredes de vidrio o ventanas no siempre tiene que hacerse de cara al exterior. Podemos romper tabiques del interior de la vivienda y colocar vidrio para dar una sensación de amplitud maravillosa entre las distintas estancias. Además, esta alternativa ofrece un diseño muy cuidado, moderno y llamativo que enamorará a todos tus invitados.

Puertas correderas

Las puertas también esconden metros tras ellas. Las convencionales requieren de dos ángulos que deben quedar libres para poder abrirlas y cerrarlas, por lo que el espacio que ocupan es considerable si la falta de metros nos atormenta. Para evitar esto podemos desde eliminar la puerta, hasta optar por puertas correderas que comunican estancias sin ocupar metros extras y que también permiten intimidad cuando la requerimos. Una buena opción son las puertas de vidrio mateado, que dejan pasar la luz pero no muestran al detalle lo que esconde la habitación (muy útil en cuartos de baño y cocinas).

Coloca muebles en lugar de paredes

Los muebles también son grandes aliados en ampliar zonas si decidimos sustituirlos por las paredes y tabiques de determinadas estancias. Esto funciona muy bien por ejemplo para separar el salón del comedor. Una buena estantería añade un toque chic decorativo y además siempre dará a las habitaciones más amplitud y luz que una pared.